Con el propósito de visibilizar la importancia de erradicar la violencia más extrema contra las adolescentes y mujeres, las instituciones que integran el Circuito Intersectorial de Femicidios –  Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, Policía de Investigaciones de Chile, Servicio Médico Legal, Carabineros de Chile, Seremi de la Mujer y la Equidad de Género, Servicio Nacional de Menores y el Centro de Atención a Víctimas del Ministerio del Interior y Seguridad- realizaron intervenciones urbanas en Coyhaique y Puerto Aysén.

Respecto al objetivo que persiguen las actividades realizadas hasta ahora, la Directora Regional de SernamEG, Elizabeth Gutiérrez Eggers, explicó que “todas las instituciones que formamos parte de esta alianza interinstitucional, buscamos que la violencia extrema sea considerada por la ciudadanía como un problema real que nos afecta como sociedad. Es por ello que destaco la disposición de los organismos públicos que están relacionados con esta temática; y al mismo tiempo, de la comunidad que ha sido muy receptiva en las acciones que hemos realizado”.

La primera intervención urbana se llevó a cabo en Puerto Aysén y tuvo por finalidad dar a conocer el Circuito Intersectorial de Femicidios. Para ello las y los representantes de las instituciones que lo conforman recorrieron las principales calles de la ciudad entregando folletería y sensibilizando a la comunidad respecto del tema. En el caso de Coyhaique, se replicó la actividad en la Plaza de Armas, allí se creó un espacio de concientización de la violencia extrema contra las mujeres, recordando – a través de claveles rojos con leyendas alusivas – los femicidios ocurridos en la región de Aysén a la fecha.

Por su parte, el Seremi de Justicia, Eugenio Canales Canales, precisó que “principalmente para el Gobierno del Presidente Piñera la seguridad pública es fundamental, siendo uno de  los lineamientos más importantes el relacionado a las mujeres víctimas de violencia. En la Región hemos tenido hechos recientes, reprochables desde todo punto de vista. El llamado a la comunidad es a denunciar, ya que sin querer somos responsables de estos hechos, cuando no los comunicamos oportunamente. Por ejemplo, cuando sabemos que hay un vecino agrediendo a su pareja en el interior de su hogar, cerramos nuestras puertas y no damos a conocer esa información que es vital”.

Chile Chico fue la primera localidad donde se realizó una actividad organizada este año por el Circuito Intersectorial de Femicidios, que consistió en un seminario denominado “Violencia Extrema, una mirada intersectorial de abordaje en la región de Aysén”.  En él participaron funcionarias/os de servicios públicos, profesionales vinculados a la temática, carabineros y funcionarias/os del municipio local.

Una de las personas que estuvo presente en la intervención urbana en capital regional fue María Loreto Castillo Marré, la que manifestó que “me parece muy bien que se hagan acciones como esta, creo que es una forma muy cercana de ir generando conciencia en las personas, tanto en jóvenes como en adultos, porque son lugares donde transita mucha gente. Creo que es importante además partir desde la niñez porque son los que van a comprender que son delitos tremendos y que puede afectar enormemente a mucha gente”.