Tras una serie de gestiones realizadas por detectives del departamento de Migraciones y Policía Internacional Coyhaique con el Consulado de Argentina, este jueves 25 de junio se materializó la expulsión de un ciudadano argentino condenado a la pena de cuatro años de presidio menor en su grado máximo como autor del delito de tráfico de drogas, sustituyéndose el cumplimiento de la pena impuesta por la expulsión del territorio nacional.

Cabe destacar que el delito por el cual fue condenado, fue perpetrado a principios de marzo en la ciudad de Coyhaique, donde la investigación logró establecer que el imputado se dedicaba al tráfico ilícito de estupefacientes.

Este procedimiento da cumplimiento a la orden de expulsión decretada mediante sentencia judicial emanada del Juzgado de Garantía de Coyhaique y conforme a la medida de expulsión decretada por la Intendencia Regional de Aysén.

Para concretar la orden detectives del área especializada trasladaron al ciudadano argentino desde el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Coyhaique hasta el paso fronterizo Huemules, en la localidad de Balmaceda, con todas las medidas de sanitización e higiene recomendadas por la autoridad sanitaria, para realizar los trámites administrativos y migratorios correspondientes para el abandono del país mediante la entrega sin novedad a personal de Gendarmería Argentina.

Al respecto, el jefe del Departamento de Migraciones y Policía Internacional, comisario Richard Biernay, señaló que conforme a la resolución de la autoridad administrativa de Aysén “detectives de esta región procedieron a materializar la medida de expulsión del territorio nacional al ciudadano argentino conforme a los protocolos existentes, salvaguardando siempre la integridad y derechos humanos del ciudadano extranjero. Además, se gestionó un impedimento de ingreso al país por un período de diez años”, destacando que se realizaron todas las coordinaciones para realizar la expulsión, abriendo la frontera de manera excepcional para el traslado del sujeto hasta el territorio argentino.

Por su parte, la cónsul de Argentina en Chile para la jurisdicción de Aysén, Anahí Moracho, con quien se coordinó los trámites y permisos con la autoridad argentina, destacó el trabajo en conjunto para concretar el procedimiento, indicando que en este caso puntual era de vital importancia porque usualmente cuando se produce la expulsión de un ciudadano argentino en la jurisdicción el proceso fluye normalmente, “sin embargo, debido a la pandemia y la crisis sanitaria el ingreso de particulares hacia la argentina no está habilitado, por lo tanto, dimos aviso a las autoridades argentinas competentes para evaluar la autorización excepcional del ciudadano y poder arbitrar los medios para que pudiera ingresar al país”.