“Confuso incidente” en Villa O’Higgins, en la lógica del enemigo interno.

1.- Como Mesa de Unidad Social de Coyhaique, rechazamos tajantemente que jóvenes militares en supuesto patrullaje disparen impunemente sobre civiles desarmados, en la localidad de Villa O’Higgins, aparentemente por infringir restricciones en estado de excepción y particularmente el toque de queda.

2.- Dicha excepción de garantías constitucionales en contexto de pandemia Covid 19, solo restringe la libertad de desplazamiento y de reunión, pero no autoriza el uso excesivo de la fuerza que fuerzas armadas utilizan regularmente bajo lo complicidad del gobierno de turno.

3.- La lógica del enemigo interno dispuesta en la Escuela de Las Américas, por parte del ejército estadounidense y sus continuadores, desarrollada y puesta en ejercicio por las fuerzas armadas chilenas, en la dictadura cívico militar, se continúa enseñando y ejecutando, haciendo uso y abuso en contra de la población civil, particularmente en periodo de estallido social y hoy con restricción de garantías producto de contención de contagio de Covid.

4.- Las fuerzas armadas con todo, deben resguardar las fronteras de eventuales amenazas externas y no ser utilizadas en control de orden público interno, demasiados traumas, víctimas, heridos, violaciones a los Derechos Humanos, abusos y asesinatos conoce la historia nacional; esto debe parar terminantemente y para siempre; las fuerzas armadas deben servir a su pueblo, y no ser parte de sus desgracias, para eso no es necesario apertrecharlos como si fueran a una guerra imaginaria, comprar más armamento, o blindados; no es necesario mejorar como pretende el Ejecutivo, dándoles más atribuciones de servicios de inteligencia para espiar a su propio pueblo, más atribuciones e impunidad solo garantizan mayores sufrimientos para el pueblo, y trae al recuerdo la negra noche de la dictadura y las más recientes violaciones de los DDHH cometidas desde octubre pasado en contexto del estallido y revuelta social.

5.- Desde ya solicitamos el más pronto esclarecimiento de los hechos, acaecidos en nuestra región, que se nombre un fiscal especial que dé garantías de investigación imparcial y objetiva, suspensión o baja inmediata de los uniformados involucrados; las máximas sanciones penales para los responsables, dado lo grave de los hechos, que tienen en riesgo vital a un joven aysenino y la renuncia de las autoridades civiles y militares que deben controlar a la tropa en el ejercicio de sus funciones.

Mesa de Unidad Social Coyhaique