Durante este martes, el alcalde de Aysén, Luis Martínez, acompañado del director de DAOMA, Jorge Hurtado y el encargado de Medio Ambiente municipal, Juan Antonio Morales, visitaron el proyecto Relleno Sanitario, que se emplaza en carretera 240, en la ruta que une Puerto Aysén y Coyhaique.

La iniciativa, a cargo de la empresa de Servicios Industriales Bahamonde Ltda., bordea un avance superior al 90 por ciento, y presenta la oportunidad única, a través de su funcionamiento de realizar un correcto tratamiento a los desechos, a fin de darle a los residuos una disposición final, de una manera más amigable con el medio ambiente.

Al respecto, el gestor de esta construcción que se inició hace aproximadamente cuatro años y que debiera estar en marcha durante este 2020, Alejandro Bahamonde, acompañó este recorrido, dando cuenta de cada una de las etapas que ha significado esta implementación, destacando la instalación de una geomembrana para impedir que el subsuelo sea contaminado.

“Le comentaba al alcalde que el avance del proyecto tiene más de un 95 por ciento. Sin embargo, lo que hoy nos complica es que debe venir un equipo técnico desde Santiago, y producto de la pandemia no han venido a la región. Por tanto, de tres a cuatro meses debiéramos estar funcionando”, manifestó el representante legal de la empresa.

Consultado respecto a la gran diferencia entre un vertedero y un relleno sanitario, el empresario indicó que un vertedero o basurero consiste en un lugar en el cual la
basura es depositada como última de las acciones del proceso de eliminación. “Se hace una zanja y se deposita la basura, el proceso queda ahí. Con el proyecto de relleno sanitario, en cambio, se hace una zanja, el terreno se recubre de un geotextil, que es un plástico que impide que los eletrolitos percolados se filtren a las napas subterráneas. Se van a una tubería y se hace un tratamiento de todos los líquidos percolados, que consiste en siete etapas. Todas esas aguas una vez tratadas y limpias, puede tener diversos usos, como es en nuestro caso el lavado de camiones”, explicó.

Por su parte el edil aysenino, Luis Martínez, relevó este tipo de iniciativas, que apuntan a la salubridad e higiene en Aysén. “Este es un proyecto yo digo maravilloso porque vamos a pasar de un basural -de un pozo donde se bota la basura-, a un relleno sanitario donde va a haber un tratamiento técnico de acuerdo a un estudio de impacto ambiental donde hay una inversión de gente aysenina que partió con don Sergio Bahamonde y que hoy continúa su hijo. Nos da mucho gusto que se pueda llevar adelante este relleno sanitario, que va a permitir mayor sanidad al lugar, no van a haber olores, y esto nos tiene entusiasmados porque Aysén, la comuna misma, comienza a ponerse pantalones largos en cómo estamos trabajando, tratando y abordando los problemas ambientales que nos puede generar”.

La máxima autoridad comunal añadió que “esto mismo lo estamos replicando en Puerto Aguirre. La basura de allá llega aquí en alguna medida. Así que esto, junto a después reciclar, nos depara un futuro bien prístino para esto que tenemos acá, así que felicitar a la empresa y también quisimos venir para entregar un reconocimiento a los empresarios locales que dan pega pero que, además, de una u otra forma quieren mantener este lugar tal como está. Que la basura es un mal necesario como decía el empresario, claro, pero también está custodiada de buena forma y no nos van a causa problemas ambientales mayores ni de higiene, especialmente con estas nuevas enfermedades o pandemias, que no creo que sea la última, o bien la que existe que, seguramente, nos va a acompañar por muchísimo tiempo. Así que felicitaciones a la empresa Bahamonde”, señaló Martínez Gallardo.