Fueron instaladas en los espacios colectivos en los que comparten durante su desencierro, pues el resto de la unidad penal cuenta con calefacción central.

Tres estufas a pellets adquirió Gendarmería de Chile para su instalación en las carretas (sector donde conviven socialmente las personas privadas de libertad durante su horas de desencierro) del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Coyhaique. Inversión que superó los dos millones y medio de pesos gracias a un trabajo mancomunado entre distintas áreas, quienes vislumbraron que frente al escenario actual de pandemia era imperioso mejorar los sistemas de calefacción de ese sector ubicado en el patio del recinto penal.

El objetivo fue proporcionar calefacción limpia, propiciando condiciones que permitan reducir riesgos de enfermedades respiratorias durante este invierno y así evitar traslados
a recintos hospitalarios y en definitiva el colapso del sistema de salud, asumiendo de paso la posibilidad de contagiarse de Covid-19.

“Este es un año en que la seguridad y bienestar de la población penal toma una especial relevancia para la gestión, tanto así que gran parte de los recursos están enfocados en prevenir contagios de Covid-19 en nuestros recintos penales, de allí que plateamos esta necesidad a la Subdirección de Reinserción Social, quienes inyectaron rápidamente los recursos, atendiendo a las características climáticas de la región”, detalló el director regional de Gendarmería, coronel Renato Montecinos Lavín.

La elección del sistema de pellets no es gratuito, los servicios públicos de la región, en especial Gendarmería, firmó un protocolo donde se comprometía a usar tecnologías limpias y eficientes para la calefacción, de allí las características de los equipos adquiridos.

Las carretas, lugar en que se instalaron las estufas, son un espacio donde las personas privadas de libertad pasan gran parte del día, generando una instancia socializadora entre
pares, de allí que con esta inversión se les entrega condiciones de dignidad a su vida diaria, iniciativa que se suma al mejoramiento de estos mismos espacios durante los últimos años, gracias al Programa Cimientos de la Cámara Chilena de la Construcción.

“Estas adquisiciones son gracias a la Subdirección de Reinserción Social, en específico a los recursos aportados desde el Departamento de Reinserción Social en el Sistema Cerrado, quienes financiaron estas y otras iniciativas como la adquisición de una nueva lavadora, lo que permite en definitiva generar mayor adherencia de la población penal a los planes y programas que genera Gendarmería de Chile, pues ven la inyección de recursos en su bienestar y reinserción social”, explicó el jefe regional de Reinserción Social, Andrés Astorga Márquez.

Finalmente hay que recordar que los énfasis, de esta administración penitenciaria, están puestos en generar condiciones que permitan bridar mayor dignidad a los procesos de privación de libertad de las personas bajo la custodia de Gendarmería de Chile, de allí que la institución ha gestionado una serie de recursos, en su mayoría propios, para realizar mejoras significativas para la calidad de vida de los penados en los distintos establecimientos de la región.