Para la parlamentaria el proyecto que eliminará de los boletines comerciales a todos los deudores educacionales “es un pequeño paso” para comenzar a terminar con este tipo de segregación que afectaba a miles de personas en el país.

Hoy entra en vigencia la denominada ley “Chao Dicom”, normativa que prohíbe comunicar la información de deudas contraídas con instituciones de educación superior, algo que para la senadora Ximena Órdenes es “un hecho que marcará precedentes”, ya que serán más de 270 mil las personas que se verán beneficiadas.

“La educación es un derecho social, pero antes de esta modificación, permitía que las instituciones financieras accedieran a esta información, lo que afectaba a miles de estudiantes endeudados, quienes eran discriminados”, indicó la parlamentaria.

Asimismo, la senadora recalcó que “la ley no solo prohíbe la entrega de esta información, sino que establece expresamente la eliminación de todos estos datos lo que definitivamente termina con esta cruel segregación”.

En esta línea, Ximena Órdenes insistió que la ley que entra en vigencia “aliviará la carga que existía sobre muchas familias y terminar con la distinción entre quienes, para poder costear sus estudios, hayan tenido que realizar un esfuerzo económico mayor, evitando además el acceso a otro tipo de beneficios como créditos financieros, precisamente por encontrarse en registros comerciales por no pago de deudas”, finalizó.