En razón a lo recientemente denunciado por dirigentes sociales de Caleta Tortel, materializada en una carta dirigida al Ministro de Bienes Nacionales, y ampliamente
difundida por los medios de comunicación regional y nacional, los funcionarios de la Secretaría Regional Ministerial de Bienes Nacionales Aysén, rechazan tajantemente lo expuesto en la misiva, específicamente en cuanto a que hemos cultivado “una actitud y visión intimidatoria y parcial de la comunidad” y agrega que algunos funcionarios, “tuvieron y mantienen un deplorable trato hacia nosotros (as); en ocasiones, sencillamente
prefirieron no responder a nuestras solicitudes de audiencia, limitándose a derivar a otros funcionarios”, afirmaciones que son ajenas a la realidad de los hombres y mujeres que componen este equipo de trabajo y que muchas veces se alejan durante días de sus familias, exponiéndose a los riesgos que revierte movilizarse en la región de Aysén, en pos de ejercer un trabajo público con sentido social.

Como funcionarios, hemos mantenido siempre las puertas abiertas de las oficinas de esta Seremi, incluso en la situación de pandemia actual, en la que hemos seguido y seguiremos trabajando de forma imparcial y sin distingo, siempre en razón de nuestro compromiso con el desarrollo de la región de Aysén y sus habitantes.

Es importante hacer presente que la totalidad del los títulos de propiedad existentes en Caleta Tortel han sido gestionados por esta regional; sumado a lo anterior, durante el año 2017 se realizó la Transferencia Gratuita a Serviu del sitio 2 de la manzana 38 para la ejecución de un proyecto para construcción de viviendas, lo que trajo consigo la entrega de 24 soluciones habitacionales para la comuna. En este mismo sentido, el año pasado se trabajó para generar un lote que actualmente esta en preoceso de transferencia al Serviu para el futuro emplazamiento de viviendas sociales.

Finalmente, queremos manifestar nuestro irrestricto compromiso con la misión de nuestro Ministerio que trabaja por una gestión intencionada y eficiente del patrimonio territorial de todos los chilenos, administrando y disponiendo la propiedad fiscal de forma apegada a la
normativa vigente del servicio público, a las funciones propias del Ministerio y con los recursos humanos y materiales disponibles, siempre en función de las necesidades de las personas y la región.