La escasez de protocolos y su poca claridad pueden resultar letales.

Tras la falta de claridad en la información de las medidas contra el covid por parte del gobierno, se vuelve urgente informar el marco preventivo del 18, 19 y 20 de septiembre, y las acciones que se llevarán a cabo desde la autoridad sanitaria regional.

En este sentido, RD Aysén ha manifestado su preocupación por el eventual aumento de casos tras estas celebraciones, y evidencia la necesidad de abordar la implementación de algunos de los puntos propuestos en junio por la Coordinadora Social de Salud Aysén, y que en su momento fueran respaldados por la totalidad de los parlamentarios regionales, con los que se solicitaba la generación de escenarios que den cierta estabilidad y control a los contagios.

Las medidas informadas por el gobierno sobre las Fiestas Patrias, que permitirá reuniones y habrá extensión de toque de queda, desde las 21.00 hasta las 05.00, expondrá a la población a conductas riesgosas y contagios, los que podrían aumentar en toda la extensión de la región.

También se ha prohibido el traslado interregional, a excepción de estudiantes que, en casos que serán evaluados, podrán salir e ingresar a la región, de acuerdo a lo aprobado por la autoridad sanitaria este lunes 7. De acuerdo al último reporte del Ministerio de Salud, Aysén actualmente tiene un total 143 casos acumulados, de los cuales 20 son contagios activos. “En un escenario incierto como esta pandemia, que nos ha movilizado como territorio, no es viable aflojar las medidas preventivas del Covid-19 que ha cobrado miles de vidas en el país. La escasez de protocolos y su poca claridad pueden aumentar el riesgo de contagio en la población. Además, resulta central incorporar a las comunidades en el diseño de las medidas y la comunicación de dichas medidas”señaló Yessica Lagos Cárdenas, presidenta regional RD Aysén.

A su vez, nos encontramos a pocas semanas del plebiscito del 25 de octubre y, pese a la aprobación de las medidas sanitarias para que sea un proceso seguro, es necesario asegurar su buen desarrollo. “El llamado es a que la autoridad regional informe cómo se llevará a cabo la prevención y se comprometa de manera activa, resulta importante integrar en el diseño y la implementación a los diferentes actores locales que, dada su experiencia vital en el territorio, son agentes relevantes de cualquier medida que busque reducir el riesgo de contagio”, agregó.

A casi 3 meses que la ciudadanía regional organizada haya planteado dicha propuesta y con una cantidad de contagios de 41 casos y 19 activos, que se reportaban en tal fecha, sólo se ha accedido a la implementación del cordón sanitario, donde las autoridades aún no han informado claramente cuáles serán los protocolos de funcionamiento para las distintas áreas productivas, no se ha demostrado un plan de seguimiento y fiscalización efectiva de las cuarentenas que deben realizar quienes ingresan a la región, se han despedido más de 60 funcionarios en el área de salud que tenían relación con la atención directa de esta pandemia, y varios de los focos de contagio han provenido precisamente de funcionarios públicos que han viajado o ingresado últimamente a la región.

Cabe destacar los puntos propuestos el día 26 de junio por la Coordinadora Social por la Salud Aysén, con participación amplia de organizaciones y comunidades, que se hacen necesarios de abordar:

– Cuarentena obligatoria, en ambientes controlables y efectivamente fiscalizadas por la autoridad sanitaria, para toda persona que ingrese a la región.

– Disponer e implementar residencias de contención donde quienes ingresan puedan realizar su cuarentena, en las localidades de entrada a la región o, en las localidades más próximas.

– Aumento de testeo en toda la región, para la identificación oportuna de los casos y su trazabilidad, incluido los contagios asintomáticos.

– Protocolos sanitarios oficiales para todos los sectores productivos de la región, no pudiendo la autoridad sanitaria evadir su responsabilidad como ente regulador y fiscalizador en materias de Salud.

– Fortalecimiento de la Red de Salud regional, a través de la contratación de personal médico, abastecimiento de insumos y mejoramiento de la infraestructura adecuada para el contexto de la emergencia sanitaria. Además, de la habilitación en condiciones óptimas de los hospitales de Cochrane, Puerto Aysén y Puerto Cisnes. En este punto nos preocupa la señal que se da con la determinación del fin de funciones a más de 60 trabajadores de la salud que realizaban labores Covid en la región.