Lo normal en la legislación chilena es que para transferir un bien raíz es necesario una escritura pública (título) y la posterior inscripción en el Conservador de Bienes Raíces de su jurisdicción.

El Ministerio de Bienes Nacionales en su misión de administrar de manera eficiente el patrimonio territorial de todos los chilenos, disponiendo propiedades fiscales en función de las necesidades de las personas, también debe velar por educar sobre la adquisición de bienes inmuebles en el ámbito privado.

Es en este último punto, que el Ministerio regulariza la ocupación de la propiedad privada, a través de la aplicación de un procedimiento administrativo, normado en el D.L. Nº
2.695/79. Éste se aplica en forma excepcional y busca resolver situaciones de posesión irregular de terrenos particulares, permitiendo a las personas obtener una inscripción de dominio de su inmueble en el Conservador de Bienes Raíces de su jurisdicción.

¿Cómo se origina la irregularidad?

 Cuando se produce una transferencia mal efectuada o inconclusa, es decir, existe un título, pero éste es imperfecto. Por ejemplo, se firma una escritura de
compraventa privada, o la venta se efectúa por un simple acuerdo de palabra.

 Simple situación de hecho: posesión material de un inmueble sin documento o título que la avale.

 Resultado: Existe un poseedor material pero jurídicamente no se es dueño. Por lo tanto, el comprador, el beneficiario de un testamento, el adjudicatario en una
partición, siempre deberán inscribir a su nombre el título respectivo en el Conservador de Bienes Raíces para ser propietario. Si no lo hacen, nunca serán dueños de verdad, pese a contar con la ocupación material.

¿Si tengo una inscripción de dominio, puedo caer en la irregularidad?

Si, existen muchos casos en que una inscripción de dominio “sana” se puede “enfermar”:

 Si muero y mis hijos u herederos no piden mi posesión efectiva para inscribir el inmueble a nombre de todos.

 Si vendo, regalo o cedo una parte de mi terreno sin subdividir como lo exige la ley.

 Si vendo, regalo o cedo solamente la casa, pero no el sitio.

 Si vendo por escrito, pero sin escritura pública.

 Si sólo firmo un contrato de promesa de venta.

 Si vendo de palabra.

¿Qué problemas se producen al no contar con la inscripción de dominio del inmueble?

 Disminución en su valor comercial.

 Induce a transferencias imperfectas.

 Riesgo de pérdida de la inversión efectuada.

 Dificultad de acceder a la red social del Estado.

 Imposibilidad de acceder a subsidios estatales donde el Título de Dominio es requisito.

Para conocer más de esta y otras materias los invitamos a consultar a través de nuestros canales en línea: Bienesnacionales.cl, nuestras redes sociales y el teléfono 67 2576713.