La construcción se posiciona como una de las industrias clave para la reactivación segura en tiempos de crisis sanitaria.

Apenas la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificara como pandemia global el brote de Covid- 19, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) sede Coyhaique, encabezada por Manuel Suazo, se ha caracterizado por establecer confianzas tanto con las autoridades regionales como con las comunidades. Esto, con el objetivo de trabajar de forma segura en la reactivación económica protegiendo la salud de los trabajadores en obras y faenas.

En ese sentido, una de las primeras señales que dio el gremio de la construcción fue la elaboración en conjunto con el Ejecutivo de un Protocolo Sanitario, el cual firmó el 100% de las empresas asociadas a la CChC de Coyhaique, lo que en la práctica significa que las constructoras asumieron el compromiso de aplicar todas las medidas de higiene al interior de las obras, comprendidas en un instructivo con los más altos estándares de calidad, exigidas por la Autoridad Sanitaria.

Al respecto, el presidente de la CChC sede Coyhaique, Manuel Suazo, destacó que “somos una industria segura y reactivadora. Tenemos un Protocolo Sanitario potente diseñado para proteger en todo momento a los trabajadores. Sin ir más lejos, nuestra tasa promedio de contagio en obras es 35 veces menor que el promedio nacional”, agregando que “el Protocolo Sanitario implica la toma de temperatura, el lavado de manos, el distanciamiento físico y el uso de mascarillas: mínimo común en todas las obras, teniendo como fin detectar, aislar y trazar”.

En cuanto a los indicadores económicos sobre el desempleo regional liberados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) correspondientes al último trimestre móvil junio-agosto de 2020, Suazo expresó que “si bien es cierto la tasa de desocupación bajó de los dos dígitos (10,9%) a un 8,7%, esta cifra se ve lamentablemente empañada por el decreto de cuarentena para la comuna de Coyhaique, puesto que esta medida de carácter indefinida, sin dudas, causará más dolores financieros a los coyhaiquinos y coyhaiquinas que hoy por hoy atraviesan por un difícil momento al encontrarse en una situación de cesantía”.

Pese a que los índices señalan una “leve mejoría”, el constructor civil de profesión proyectó que aún “falta mucha tela por cortar”, sin embargo, está convencido de que la industria de la construcción “será el carro que tire la economía, por lo mismo queremos subrayar que nuestra actividad es una de las más seguras para el retorno laboral y así entre todos hacer frente a esta recesión que también afecta a la cadena productiva de otros sectores importantes para el crecimiento del país”.

Por lo tanto, Manuel Suazo concluyó que particularmente en el rubro de la construcción “hay miles de trabajadores que necesitan volver a sus puestos de trabajos, resultando imperioso la posibilidad de que nuestra actividad sea declarada como clave para la reactivación y así reiniciar las operaciones en zonas de cuarentena bajo estrictos protocolos de seguridad”.