El programa “Centro Integral de Biomasa” (CIB), llevado a cabo por el Ministerio de Energía (MEN) y la Agencia de Sostenibilidad Energética, sigue avanzando a paso firme. Esta pionera iniciativa en Chile, busca fomentar la producción de derivados de biomasa de calidad, que aborden la demanda de calefacción de la región de Aysén con miras a la futura Ley de Biocombustibles Sólidos.

El CIB contó con un fondo sectorial del MEN de $210 millones de pesos, el pasado mes de junio realizó el proceso de adjudicación de fondos y benefició a tres proyectos de la región de Aysén, dos en Coyhaique y uno en Cochrane. De esta forma, mediante reuniones online,
evitando desplazamientos y tomando todas las medidas sanitarias necesarias que exige la pandemia actual, este proceso ha ido avanzando en sus etapas, realizándose la firma de contrato de los beneficiarios durante la primera semana de octubre.

“El programa ‘Centro Integral de Biomasa’ es un gran hito para la región de Aysén y para el país. Es el primero que se desarrolla y, sin duda, traerá muchos beneficios a la comunidad. Es una gran noticia que el proceso siga avanzando, ya que permitirá mejorar los estándares de leña y productos derivados de la biomasa que aborden la demanda de calefacción y aporten a la descontaminación de nuestra región”, destacó el seremi de Energía de Aysén, Juan Luis Amenábar.

Por su parte, Patricio Bus Morán, de Inmobiliaria Patricio Bus Morán EIRL, uno de los beneficiados en Coyhaique con este programa, explicó que se siente “contento de ser
seleccionado. Encuentro muy bueno que el Gobierno apoye a los pequeños productores. Además, va a aumentar la oferta de leña seca que tenemos en la región de Aysén. También es un aporte y va a ayudar a la descontaminación de Coyhaique”.

Considerando los plazos estipulados y concretada esta firma de contrato, se puede pasar a la siguiente etapa de ejecución de los CIB, los cuales estarían operativos en agosto del 2021, aproximadamente.

Cabe mencionar que una vez ejecutado el proyecto, los ganadores se han comprometido a aumentar la oferta de leña seca a 2.500 m3es en un año y a contar con un plan de expansión que, al tercer año de operación del proyecto, permita alcanzar un mínimo de 5.000 m3es.