La ampliación será hasta 2023 y también aplica a las regiones de Arica y Parinacota, y de Magallanes.
Aysén tiene 93 obras terminadas, de las 172 que contemplaba la cartera original.

Desarrollar una política pública que permitiera a las regiones extremas del país superar sus desigualdades territoriales e impulsar su crecimiento económico, el objetivo del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas (Pedze), el cual acaba de ser extendido con la finalidad de que las regiones participantes culminen los proyectos que habían priorizado en su carpeta de obras.

Desde su planificación en 2012 y su puesta en marcha en 2014, esta herramienta ha permitido la elaboración y ejecución de carteras de proyectos relacionados con conectividad, infraestructura pública, asentamientos humanos y productividad en las regiones en las que se ha aplicado. Esto, de acuerdo con las necesidades identificadas en cada territorio, las que fueron relevadas por sus propios habitantes a través de activos procesos de participación ciudadana.

Para continuar avanzando en este ámbito, el Presidente Sebastián Piñera, anunció en Punta Arenas este miércoles la extensión de la vigencia del Pedze por otros tres años en las zonas en las que estaba siendo ejecutado. De este modo, el plan se extenderá hasta 2023 en las regiones de Arica y Parinacota; Aysén y Magallanes.

“Quiero anunciar que el Programa de Desarrollo de Zonas Extremas, que vencía este año, lo hemos prorrogado por tres años más. Y eso nos va a permitir financiar proyectos muy importantes, como por ejemplo, el puerto multipropósito en Puerto Williams y los sistemas de agua potable rural e infraestructura portuaria (…) La renovación de este plan le da continuidad y proyección a muchas inversiones, muy necesarias”, explicó el Mandatario.

La región de Aysén contemplaba una cartera de 172 proyectos. 93 de esas iniciativas ya habían sido terminadas, 44 estaban en etapa de ejecución. Hasta este año se han invertido más de $344 mil millones en esta cartera, equivalentes al 67% del presupuesto original. La mayoría de las iniciativas de Aysén  son obras de infraestructura y programas para la productividad.

Con la nueva extensión del Pedze, las regiones deberán reevaluar, priorizar y revalorizar los proyectos pendientes. Hay que recordar que el plan contempla fondos de los ministerios de Obras Públicas, Salud y Vivienda; del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) y de la provisión Pedze de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere), creada exclusivamente para este propósito.

El subsecretario de Desarrollo Regional y Administrativo, Juan Manuel Masferrer, cuya cartera es una de las encargadas de financiar el desarrollo del plan, destacó que “este plan ha demostrado la efectividad que tiene la implementación de políticas públicas diferenciadas para las regiones extremas, las que, por sus características geográficas son muy diferentes al resto del país. A través del Pedze, estos territorios han podido avanzar en un desarrollo más armónico y equitativo en relación al resto de las reparticiones territoriales, por lo que estamos convencidos de que la extensión en su vigencia era muy importante para continuar construyendo mejores regiones”.

En Aysén, el Pedze permitió materializar nuevos tramos de la Ruta 7, como la pavimentación de Cerro Castillo a Alcantarilla Cascada, el mejoramiento de la infraestructura portuaria de Lago General Carrera, y la construcción de alcantarillado y casetas sanitarias de Villa La Tapera.

Dentro de los proyectos a desarrollar está el mejoramiento y ampliación de las postas rurales de La Tapera, Lago Verde, Bahía Murta-Ibáñez y Caleta Andrade; la construcción de soluciones sanitarias para Raúl Marín Balmaceda, de alcantarilla y casetas sanitarias para Puerto Bertrand y la reposición del terminal de buses de Coyhaique, entre otros.