El alcance de los seis pagos de este aporte económico -ideado para enfrentar las consecuencias de la contingencia sanitaria- llegó a 21 mil 218 familias en el territorio. De ellas, las que recibieron el último importe también accedieron al Bono Covid Navidad este mes de diciembre.
De esta manera, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia cierra este año y se prepara con medidas más oportunas y flexibles para asignar el beneficio durante este 2021, acción que fue considerada en la Ley de Presupuestos del Sector Público para los siguientes doce meses.

“En marzo de este año la irrupción del Coronavirus en Chile no dejó a nadie indiferente y en abril se concretó la primera respuesta estatal: el Bono Covid-19, que fue una alternativa de apoyo en dinero (50 mil pesos por causante) y que formó parte del Plan de Emergencia Económica cuyo objetivo fue ayudar a las familias más vulnerables en la contingencia sanitaria”. De esta manera Marcelo Jélvez Cárdenas, Secretario Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia, sintetizó el comienzo del arduo trabajo de la cartera que representa en esta pandemia.

 

Asimismo, desde la repartición se reconoce que el “durante cada uno de los aportes, a los que pudo postularse a través de la página web ingresodeemergencia.cl, se fueron realizando mejoras para facilitar el acceso y poder llegar a más familias, que a medida que avanzaba la contingencia sanitaria veían complicadas aún más sus posibilidades de generar ingresos”.

Ingreso Familiar de Emergencia 2021

La Ley de Presupuesto para el próximo año contempla el Ingreso Familiar de Emergencia “Rebrote”, que es una alternativa que ya quedó estipulada en la normativa y estará lista para activarse de acuerdo con la evolución de la pandemia por Covid-19. La modalidad cambia lo que se venía realizando este 2020, porque este aporte no tendrá carácter nacional como los pagos anteriores, sino que se ejecutará de acuerdo con las etapas del Plan Paso a Paso, apuntando específicamente a las comunas en cuarentena, producto de un retroceso que los haga volver a Fase 1.

“Con esta nueva forma de asignar el beneficio buscamos tener a tiempo la ayuda social para las comunidades que lo requieran y los pagos podrán extenderse por uno o más meses dependiendo de las restricciones sanitarias de cada comuna y de los efectos socioeconómicos en las familias”, finalizó Marcelo Jélvez.

La cobertura de estos aportes corresponderá, como base, a los hogares que hayan sido beneficiarios del sexto aporte del Ingreso Familiar de Emergencia en las zonas geográficas que se definan. Sin embargo, se podrán considerar también a aquellos hogares que estando en el Registro Social de Hogares, tengan al menos un causante del Subsidio Familiar, tengan al menos un usuario del subsistema Seguridades y Oportunidades o pertenezcan al 60% más vulnerable.