La mayoría son del CCP de Coyhaique.
La educación es un factor preponderante a la hora de buscar la disminución de la reincidencia delictual.

Siete son las personas privadas de libertad que rindieron la Prueba de Transición Universitaria (PDT) en la región de Aysén, actividad que se estuvo llevando adelante los días cuatro y cinco de enero en el Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de Coyhaique y el Centro de Educación y Trabajo (CET) Valle Verde.

La educación es un pilar fundamental en los procesos de reinserción social que lleva adelante Gendarmería de Chile, pues contribuye a disminuir los riesgos de reincidencia delictual.

En el caso de Coyhaique se realizó una coordinación tripartita para facilitar que las personas privadas de libertad den la prueba, para ello se realizaron gestiones conjuntas entre Gendarmería, la Seremi de Educación y el Departamento de Educación Municipal (DEM) de Coyhaique.

 

A las seis personas se suma una séptima del CET Valle Verde, justamente para fortalecer el trabajo en materia educacional e incentivar a las personas privadas de libertad de manera positiva, existen escuelas penitenciarias en las unidades penales de Coyhaique y Puerto Aysén, mientras que en las demás unidades penales se dan las facilidades para que los interesados rindan exámenes libres.

 

Mejorando niveles de escolaridad y entregando nuevas competencias laborales, se contribuye a mejorar la autoestima, se generan condiciones para el regreso de las personas al medio libre y se disminuye el riesgo de reincidencia, además el generar actividades formativas contribuye al buen uso del tiempo libre.

Finamente hay que recordar que en la unidad penal de Coyhaique este año prácticamente no se realizaron clases presenciales, debido a la crisis sanitaria, sin embargo los profesores de la escuela Anexa Independencia dependiente del DEM de Coyhaique, prepararon guías de estudio con la finalidad de que las personas privadas de libertad pudieran dar continuidad a su proceso formativo.