Luego de más de tres años de tramitación, el pasado 21 de diciembre fue aprobada la denominada “Ley Lucas Riquelme”, que beneficiará a 22 mil pacientes que necesitan estar conectados a un dispositivo para vivir.

“Como Ministerio de Energía patrocinamos la moción parlamentaria que hoy ya es Ley de la República. Con esto, los pacientes que dependen de equipos eléctricos para vivir, están protegidos”, destacó el Ministro Juan Carlos Jobet.

«Muchos chilenos, por enfermedades, necesitan hospitalización domiciliaria y dependen de equipos que funcionan con electricidad. La ansiedad para ellos y sus cuidadores frente a un corte de energía es muy alta y necesitan una alternativa que les entregue tranquilidad. Quienes lo necesiten, se pueden inscribir en la web de la Superintendencia de Electricidad y Combustible (SEC) o en la empresa distribuidora”, explicó el seremi de Energía de Aysén, Juan Luis Amenábar.

A la fecha, se cuenta con un total de 5.196 pacientes electrodependientes inscritos y vigentes ante la SEC a nivel nacional. Respecto de las medidas que han estado informando las empresas para ir en ayuda de los hogares con este tipo de pacientes, van desde un descuento en la cuenta de la luz, eliminar corte de suministro por deuda, priorización en la reposición de suministro ante cortes de suministro, entre otras.

Cabe destacar que, en julio de 2017, la Senadora y actual presidenta de la Comisión de Salud del Senado, Carolina Goic, ingresó un proyecto de ley que buscaba dar protección a los electrodependientes ante cortes de luz.

Posteriormente, se concretó el primer acuerdo público privado –entre la agrupación, SEC y las Empresas Eléctricas- para entregar beneficios a los enfermos y sus familias.

En junio de 2018, a través de dos Decretos Supremos del Ministerio de Energía, se ampliaron los beneficios, incluyendo a las cooperativas eléctricas que atienden a personas de sectores rurales y alejados, con lo que se hace extensivo el beneficio al resto del país y ampliando el universo de personas. Además, se hizo público el primer Registro Nacional de Pacientes Electrodependientes.

En términos generales, la nueva ley establece que son personas electrodependientes las que se encuentran en condición de hospitalización domiciliaria y necesitan permanecer conectadas físicamente, de forma continua o transitoria, a un elemento de uso médico y que requieren suministro eléctrico para su funcionamiento. Sin él, estarían en riesgo vital o de secuela funcional severa grave.

Las empresas concesionarias del servicio público de distribución eléctrica deberán llevar un registro de personas electrodependientes con residencia en su respectiva zona de concesión.

Además, descontarán el consumo de energía asociado al funcionamiento de los dispositivos de uso médico que requiera una persona electrodependiente. De no cumplir con esto, serán sancionadas de conformidad con las normas de la Superintendencia de Electricidad y Combustible.