Desde los niños hasta los adultos mayores fueron parte del taller, el que finalizó con la cosecha de berenjenas, pepinos y habas. Además, se inició la plantación experimental de azafrán.

En la administración del Alcalde Ricardo Ibarra se crea la “Granja Educativa Municipal”, una zona experimental donde se busca trabajar la tierra y enseñar tal cual se hace en una sala de clases, pero aquí de una manera cien por ciento practica y aprovechando los beneficios climáticos que posee Chile Chico para cultivar una amplia variedad de frutas y verduras.

El Departamento de Educación Municipal, la Escuela Básica de Chile Chico y las áreas de Medio Ambiento junto a Prodesal, trabajan mancomunadamente en base a los lineamientos instruidos por la máxima autoridad comunal, respecto a potenciar el mensaje de la soberanía alimentaria en la zona que busca recuperar el nombre de “el vergel de la Patagonia”.

Quienes están a cargo de la “Granja Educativa Municipal”, organizaron una jornada taller y una actividad practica de cosecha, donde niños, jóvenes, adultos y adultos mayores interactuaron, compartieron conocimientos y concordaron en lo importante del trabajo de la tierra. Luzmenia Mansilla, jefa técnica de Prodesal Chile Chico, realizó un positivo balance de la iniciativa.

Paz Díaz, es una de las niñas que está participando del taller de “huerto escolar”, mediante el área extra escolar del Daem y se mostró feliz de haber conocido la experiencia de la “Granja Educativa Municipal”, sobre todo quedó sorprendida con la producción de berenjenas.

Jaime Maripillan es un ex profesor de Chile Chico que ha tenido varias experiencias en lo educativo y familiar en torno a la soberanía alimentaria y cree que la “Granja Educativa Municipal” es algo “extraordinario”.

Para el Alcalde Ricardo Ibarra, la idea de este proyecto es que la comunidad pueda conocer experiencias, aprender los detalles de cómo cultivar la tierra, que se puede sembrar y el proceso que hay que desarrollar, todo con el fin de volver a la época cuando las familias producían sus propios alimentos sanos y orgánicos. Además, una vez que se haya superado la pandemia, la idea es que niños y familias de distintos puntos de la comuna de Chile Chico visiten la granja educativa municipal, participen en talleres y en la cosecha de los productos tal como ocurrió en esta oportunidad.