Escrita por Marcelo Cisternas, coordinador causa Evopoli Pro (Emprendimiento)

Aunque hay muchas definiciones de “emprendimiento”, escogí dos que me parecen interesantes, emprendimiento “puede considerarse como un esfuerzo dirigido al logro de un objetivo específico, que puede ser un proyecto, empresa, negocio, que es llevado a cabo por una persona o un equipo, en forma persistente, y haciendo frente a los obstáculos que se van presentando”, y aventurando una definición de mayor alcance podríamos decir que emprendimiento “es cualquier acción mediante la cual una persona compromete todos sus talentos y capacidades para alcanzar un fin determinado”.

El emprendimiento constituye una manifestación magistral del ejercicio de la libertad individual de las personas, donde dentro de esta libertad individual las personas logran sacar todo su potencial creador e innovador, dicho de otra forma, logran sacar todos sus talentos creadores, tanto en habilidades físicas como en capacidades mentales.

El rol de los emprendedores es desarrollar bienes y servicios para ponerlos a disposición de los consumidores, ya sea en el ámbito empresarial o en el social.

En el ámbito empresarial este potencial emprendedor sólo puede desarrollarse dentro de mercados que funcionan libremente. En el ámbito social este potencial emprendedor sólo se puede desarrollar si dentro de la sociedad el Estado protege de manera eficiente la mantención de condiciones para que las personas actúen con libertad individual.

Adam Smith fue un filósofo escocés que vivió en el siglo 18, considerado el padre del liberalismo económico, o si se quiere, el padre de la economía moderna, al ser autor intelectual de un conjunto de teorías que combinan la historia, la naturaleza humana, la ética y el desarrollo económico de una manera ejemplar, todo esto dentro de una naciente economía industrial en el mundo, que se daba en su época. De hecho, hoy en día cada uno de nosotros nos desenvolvemos en un sistema económico cuyas lógicas de funcionamiento Adam Smith logró explicar en su tiempo.

Dentro de lo brevemente analizado, Adam Smith puede ser considerado un gran emprendedor pues puso todos sus talentos y capacidades intelectuales en crear varias teorías económicas-morales que plasmó en dos grandes obras literarias: “Teoría de los Sentimientos Morales” y “La Riqueza de las Naciones”, que ayudó y ayuda a comprender lo valioso del emprendimiento, dándose en un sistema de economía de mercados libres.

Bienvenida la libertad individual creadora y constructiva ¡¡¡