Este martes 2 de marzo, continuando con el nuevo año legislativo, la Cámara de Diputadas y Diputados dio lectura a los proyectos presentados antes que el Parlamento entre en receso. Uno de los más esperados era precisamente el presentado por el diputado René Alinco Bustos junto a sus pares Jaime Mulet, Alejandra Sepúlveda y Esteban Velásquez, que busca un tercer retiro del 10% de los fondos de las AFP y que incluye a pensionados con rentas vitalicias.

Es así que, durante la jornada de ayer, la Mesa de la Cámara declaró admisible la iniciativa que busca permitir a los cotizantes y pensionados del nuevo sistema de pensiones retirar parte de sus fondos previsionales en las condiciones que indica este proyecto de reforma constitucional, y establecer un bono de reconocimiento compensatorio de las sumas retiradas, pasando el proyecto para el tercer retiro a la Comisión Constitución, Legislación y Justicia.

Esta nueva iniciativa de reforma constitucional -a juicio de sus autores-, tiene como objetivo brindar una nueva opción a los miles de trabajadores que siguen padeciendo los efectos negativos de la pandemia por Covid-19 en el área social y económica, pues consideran que el Gobierno aún no ha entregado verdaderas ayudas para que la gente pueda paliar la crisis sanitaria que sigue instalada en el país.

Es importante mencionar que, a diferencia de los anteriores proyectos, esta iniciativa además plantea una vez que se haya transferido por parte de la Administradora de Fondos de Pensiones o la Compañía de Seguros respectiva el monto solicitado, que el Estado calculará y emitirá un título de deuda expresado en dinero que se denominará Bono de Reconocimiento y será representativo del monto total de los retiros efectuados por el afiliado o pensionado. “El bono de reconocimiento se reajustará en la variación que experimente el Índice de Precios al Consumidor entre la fecha del último retiro, y el último día del mes anterior a la jubilación, y devengará un interés anual del 4%”, resalta el documento.

Finalmente cabe mencionar que la normativa ha sido presentada en condiciones similares al primer y segundo retiro de fondos de AFP. Es decir, se podría hacer un retiro mínimo de 35 UF (Un millón de pesos) y un máximo de 150UF (4,3 millones de pesos), y el total del monto en caso que el pensionado tenga menos ahorros.

“Destacamos que se haya declarado admisible este proyecto que nace por la misma petición de los trabajadores que necesitan de su dinero para poder seguir dando la pelea en esta pandemia que no solo ataca a la salud, sino que también a la economía de todos los hogares chilenos de alguna u otra forma. Esta vez hemos insistido para incluir a pensionados con rentas vitalicias y que sea el Estado el que dé un bono de reconocimiento para que no se vean afectadas las futuras pensiones ya que el Gobierno está tan preocupado de aquello y coloca muchas trabas, es más ya dijo el presidente que recurriría que nuestro proyecto es inconstitucional…”, sostuvo el parlamentario aysenino.