Escrito por David Aguilar Reyes, Abogado, coordinador causa Evopoli Pro-Bono.

Actualmente vivimos en un momento histórico como País, en miras a un cambio de Constitución, el cual, surge y urge desde los cimientos de nuestra democracia la necesidad enorme de crear una cultura cívica para las actuales y futuras generaciones.

Es de tal importancia la educación cívica para una nación, que si no va acompañado con una realidad lógica, puede terminar en un empobrecimiento cultural e institucional. Por ello, la educación cívica corresponde a la enseñanza para la ciudadanía sobre sus derechos y deberes, no sólo con el Estado y la sociedad, va acompañado además con el respeto irrestricto con el prójimo, enfatizando el conocimiento de la Institucionalidad del Estado y de los principios claves de la democracia, libertad, igualdad de condiciones, participación, responsabilidad fiscal y ciudadana.

Es necesario crear espacios educativos, para que cada ciudadano pueda adquirir conocimientos básicos de Estado y Derecho, no solo basado en la institucionalidad, sino que además enfocado en la convivencia social y desarrollo personal, adquiriendo herramientas de debate, formas de comportamiento, el respeto y tolerancia de opiniones e incentivar la participación ciudadana a la democracia.

Estos espacios se deben asegurar e impartir en la educación básica y media como un ramo curricular obligatorio, libre de sesgo ideológicos, en una perspectiva neutra. Al igual que el libre acceso a dicha formación a los grupos intermedios, para que sea la ciudadanía quien elija como mejor le parezca educarse y formarse, no siendo solamente el Estado el responsable de dar educación cívica, conllevando así a una democratización de los espacios formativos e informativos. Es de tal importancia enfatizar que, al tener una ciudadanía con una educación cívica impregnada en su cultura, esto propicia a crear redes de incentivo a la participación política, fortaleciendo las instituciones públicas y privadas, por medio del debate de ideas y el intercambio de pensamientos, siempre con el respeto y tolerancia.