En un nuevo recorrido y visita a usuarios, el director nacional del INDAP, inauguró obras de riego en La Estrella; también conoció el proceso y la experiencia de un pequeño ganadero quien se reconvirtió en productor de arándanos en Pumanque.

Hasta el secano costero de la región de O’Higgins se trasladó durante esta jornada el director nacional de INDAP, Carlos Recondo. Allí continuó con sus habituales visitas a pequeños productores agrícolas, usuarios de este servicio ministerial, con el fin de evaluar en terreno la ejecución de los programas de este organismo y levantar necesidades de los pequeños agricultores. En esta ocasión, recorrió La Estrella y Pumanque, comunas en las que inauguró obras de un proyecto de riego y conoció la experiencia de reconversión de un pequeño ganadero ovino.

Una de las actividades destacadas de este nuevo periplo fue su participación en la ceremonia de inauguración de un proyecto de riego en La Estrella. En el sector Los Pasillos de esta comuna, María Angélica Rivero desarrolla sus quehaceres en la pequeña ganadería ovina: usuaria del Programa de Desarrollo Local (Prodesal), posee un predio de una hectárea de extensión en el que siembra y cosecha alfalfa para abastecer de forraje a un plantel de 78 ovejas.

Las obras inauguradas corresponden a un proyecto ejecutado en dos etapas y que requirió una inversión de $14.468.853. INDAP, a través del Programa de Riego Intrapredial (PRI), financió $13.021.968, monto equivalente al 90% de su costo total. En su primera etapa, los trabajos contemplaron la instalación de un sistema de bombeo con energía obtenidas desde paneles fotovoltaicos, bajo el sistema off grid (la energía sobrante es inyectada al Sistema Interconectado Central), la construcción de un estanque acumulador de 180 m3 revestido, una electrobomba (de 1 HP), tubería de conducción para llenado del estanque acumulador, además de la tramitación ante la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC). La segunda fase fue desarrollada durante 2020; se implementó un sistema de riego por aspersión móvil para una hectárea e incluyó una motobomba para la captación de agua desde el estanque acumulador, una tubería matriz de aluminio 50 milímetros, además de líneas móviles con siete aspersores.

El director nacional de INDAP resaltó el trabajo de María Angélica Rivero que pudo “transformar un campo del secano en un potrero productivo gracias a un buen uso del agua; contó con el apoyo que INDAP y del Gobierno Regional de O’Higgins”. La usuaria ha recibido apoyos para ejecutar distintas obras e “implementar un sistema de riego eficiente para cultivar alfalfa y producir el alimento para sus animales. Esto es un ejemplo de lo que queremos y de lo que estamos replicando en todos los sectores del secano”.

Carlos Recondo enfatizó que el uso eficiente del agua “es un propósito al que todos debemos aspirar en la agricultura. El agua es el gran desafío; tenemos que seguir haciendo agricultura, ganadería con menos agua”.

María Angélica Rivero se presenta como agricultora: “produzco hortalizas, tenemos ganadería y frutales; además producimos alfalfa”. Gracias a la implementación de un sistema de riego tecnificado tiene la alimentación necesaria para sus animales. Comenta que sin el apoyo de INDAP no tendría ese insumo para la mantención de su ganado: “hubiese tenido que comprarla, pero con esto tengo una tremenda ayuda”. Profundizó su idea diciendo que el apoyo del Prodesal “es muy bueno para todos los agricultores; nos apoyan, nos enseñan cómo sembrar y cultivar.

También nos llevan a giras técnicas para visitar experiencias que aquí no hay: en un viaje a Cauquenes saqué la idea de la alfalfa y de los corderos”. En sus palabras, “el agua es vida. Sin agua no podría tener todo esto: ni frutales, ni hortalizas, ni alfalfa, ni animales. Tener agua tiene es tener una tremenda riqueza.

Más tarde, la autoridad se trasladó hasta Pumanque para visitar a Pedro Zúñiga; en el predio de este usuario, el director nacional de INDAP conoció la experiencia de este otrora pequeño ganadero quien se dedicaba a la crianza de ovinos y que tras un proceso de reconversión hoy se dedica al cultivo y comercialización de arándanos. Actualmente cuenta con una hectárea en producción y 1,8 hectáreas plantadas durante 2019.

Pedro Zúñiga subraya la importancia de INDAP para el desarrollo de su emprendimiento. “Empecé en el Prodesal con crianza de animales: eso es lo que se podía hacer aquí. Ahora con el riego hay un cambio y he ido creciendo. Comencé con media hectárea propia y con la ayuda de INDAP fui avanzando. Hoy tengo una superficie de tres hectáreas de arándanos”, comenta orgulloso de los frutos de su trabajo. Invitó a los demás usuarios a migrar desde el Prodesal al SAT: “los llamo a que se atrevan”, dijo.

Para su crecimiento, Zúñiga ha contado con apoyos de INDAP a través de proyectos ejecutados en el marco del Programa de Riego Intrapredial (PRI) y del Programa de Riego de Obras Menores (PROM). Ha tecnificado su riego e implementado panales fotovoltaicos, además de la construcción de un estanque acumulador. Su experiencia de reconversión se complementa con un segundo proceso: su migración voluntaria desde el Prodesal al Servicio de Asesoría Técnica (SAT) en el rubro berries.

El director nacional destacó que en el trabajo de este usuario se observa un conjunto de condiciones muy importantes. “Él ha podido aprovechar los instrumentos que INDAP pone a disposición de los pequeños agricultores para dar un paso importante: al migrar desde el Prodesal al SAT, accedió a proyectos para construir un estanque acumulador, paneles fotovoltaicos e instalar un sistema de riego tecnificado que le ha permitido explotar un nuevo rubro como son los arándanos”, destacó.

En su diálogo con el productor, el director nacional conoció de primera fuente el proceso de migración y su reconversión productiva, apoyada por INDAP a través de programas e instrumentos que facilitan el financiamiento y entregan asesoría técnica especializada. Para la máxima autoridad del INDAP, Pedro Zúñiga “ha dado un paso importante al incorporarse al SAT de berries, instrumento que lo incorpora de mejor manera al mercado, a las posibilidades de comercializar su producción, acceder a asistencia técnica especializada, más inversiones y créditos. Este paso, del Prodesal al SAT, es un objetivo que INDAP ha estado buscando a través de la modernización de sus programas, un gran desafío que hemos asumido en estos últimos años”.

En estas actividades, el director nacional de INDAP estuvo acompañado por el Seremi de Agricultura de O’Higgins, Joaquín Arriagada; el director regional de INDAP O’Higgins, Juan García; el coordinador regional de la Comisión Nacional de Riego (CNR), Marcelo Fuentes; los alcaldes de La Estrella y de Pumanque, Gastón Fernández y Francisco Castro, respectivamente.

Participaron también de esta actividad, profesionales y equipos técnicos de la Agencia de Área INDAP Marchigüe. En ambas visitas, las autoridades hicieron entrega de un galvano como una acción de reconocimiento al uso eficiente del agua que desarrollan ambos usuarios.