Escrita por Alfonso Moncada, coordinador Causa Acción animal Evópoli.

Las personas en general cuando pensamos en bienestar animal lo relacionamos con perros y gatos, olvidándonos que hay una multiplicidad de especies, que la leche con la que preparamos el desayuno, la carne para el asado de fin de semana o la mantequilla con la que preparamos los queques son producidas por animales y que necesitan que los cuidemos para que podamos disfrutar de las exquisiteces que producen.

                          ¿Pero, que es bienestar animal?

El concepto de “bienestar animal”, (BA) según la página del Servicio Agrícola y Ganadero, se refiere al estado del animal y al modo en que afronta las condiciones de su entorno. De acuerdo a pruebas científicas, un animal cuenta con buenas condiciones de bienestar si está sano, cómodo, bien alimentado, seguro, si puede expresar formas innatas de comportamiento y si no padece sensaciones desagradables de dolor, miedo o desasosiego. Para mantener el bienestar de los animales es necesario que se prevengan sus enfermedades y que se les administren tratamientos veterinarios apropiados. Además, es importante que se les proteja, maneje y alimente correctamente y que se les manipule y sacrifique de manera compasiva.

En el año 1965 el reino unido encargo una comisión que se ocupe de estudiar de que manera se podía proveer de bienestar animal a los animales de abasto y se llegó a elaborar hasta el día de hoy las Las cinco libertades

1. Estar libres de hambre y sed – teniendo acceso a agua fresca y una dieta que les aporte una salud plena y energía.
2. Estar libres de incomodidad – proporcionando un entorno adecuado incluyendo cobijo y una zona cómoda de descanso.
3. Estar libres de dolor, lesiones y enfermedades – mediante la prevención o el diagnóstico rápido y el tratamiento.
4. La libertad de expresar un comportamiento normal – proporcionando espacio suficiente, instalaciones adecuadas y la compañía de animales de la propia especie del animal.
5. Estar libres de miedo y angustia – asegurando las condiciones y trato que evitan el sufrimiento físico y mental.

Donald Broom (1986), profesor emérito de bienestar animal de la Universidad de Cambridge, lo definió como: “El bienestar animal es el estado físico y psicológico de un animal con respecto a su capacidad para enfrentar su medio ambiente”.

Sin embargo, cualquiera sea la definición, ésta debe contener tres aspectos fundamentales, funcionamiento biológico, estado emocional y comportamiento

Múltiples instituciones de índole público y privadas dedicadas a la academia y a la investigación han pasado décadas trabajando para generar estrategias, directrices y normativas que eviten el maltrato animal y permitan el cambio cultural que se necesita para que podamos convivir en armonía entre las especies.