Al culminar el mes del agua y en forma unánime el Consejo Regional de Aysén aprobó los recursos para materializar el Programa de Protección y Transferencia de Información de Glaciares, que en la región de Aysén impulsa la Dirección General de Aguas del MOP (DGA-MOP).

El Secretario Regional Ministerial de Obras Públicas, Néstor Mera Muñoz, culminando el mes del Agua informó que en forma unánime el Consejo Regional de Aysén aprobó el financiamiento por $700 millones para que la Dirección General de Aguas del MOP en la región de Aysén lleve a cabo en 36 meses el Programa de Protección y Transferencia de Información de Glaciares en la Provincia Capitán Prat.

El Programa a cargo de la Unidad de Glaciología y Nieves de la DGA que “tiene como objetivo incrementar el nivel de conocimiento, prevención ante situaciones de emergencia y catástrofes y concientización respecto a los fenómenos naturales que se originan en los glaciares y que constituyen riesgo para los habitantes del territorio e infraestructura pública, posibilitará generar y/o sostener actividades económicas, sociales y culturales sobre la provincia de los Glaciares mejorando de esta forma la calidad y nivel de vida de los pobladores, siendo esto prioritario para nuestro gobierno del presidente Sebastián Piñera. Esperamos que nuestra Unidad de Glaciología sea una ventana al mundo científico y académico nacional e internacional, permitiendo a la región de Aysén influir en el futuro cercano en las políticas medioambientales del país”, indicó el SEREMI del MOP.

En este contexto, la Dirección General de Aguas del MOP a través de la Unidad de Glaciología y Nieves está trabajando en varias líneas de acción. “Por un lado, con los recursos que nos entregó el CORE podremos generar conocimiento e información de las áreas de estudio con el propósito de elaborar una línea de base de los objetos de investigación; podremos también elaborar una cartografía de áreas de inundación asociadas a la probable ocurrencia de fenómenos de crecidas hidrológicas extremas originadas por eventos derivados del ambiente glaciar o peri-glaciar; realizaremos un catastro de lagos o laguna pro-glaciares que incluya las características morfométricas, el nivel de peligrosidad que cada uno de estos cuerpos reviste para la población identificada como posible afectada evaluando la posibilidad de establecer un sistema de alerta para la población en el caso identificado como de mayor peligro; y podremos transferir la información producida al sector público de interés, sector académico y centros de investigación a objeto de poner en valor los espacios glaciares con la finalidad de elaborar planes, programas o proyectos para disminuir la vulnerabilidad de la población frente a eventos extremos y definir áreas seguras para la implementación de actividades productivas”, señaló el director de la Dirección General de Aguas del MOP en la región de Aysén Elías Fernández-Niño.

A esta iniciativa se suman “otras acciones que estamos realizando como son las mantenciones a las estaciones glaciológicas localizadas en el plateau o meseta de Campo de Hielo Norte, Glaciar San Rafael, en donde recientemente se hicieron mantenciones a las estructuras, refugios y a las estaciones de registro meteorológico tanto en la meseta como en la laguna San Rafael a nivel del mar. También hicimos mantención de estaciones en el Glaciar Steffen en el sistema de registro de niveles en los tres lagos que episódicamente descargan e inundan en Valle del Río Huemules, y posteriormente, concretamos la mantención de las estaciones glaciológicas que se encuentran en Campo de Hielo Sur, en este caso en Nunatak Occidental y Nunatak Greve”, agregó el Jefe de la Unidad de Glaciología y Nieves de la DGA del MOP, Jorge O´Kuinghttons.

“El objetivo de la realización de estos trabajos es mantener tanto el Refugio como las Estaciones que nos permite continuar caracterizando el sistema climático en la vertiente oriental y occidental tanto en Campo de Hielo Norte y Sur, información base para efectuar una serie de estudios como balance de masas y de energía los que nos permite decir en qué estado y evolución se encuentran estos cuerpos glaciares”.

ANTECEDENTES

 En el marco del mes del Agua, es importante destacar también que la región de Aysén posee más de 10.000 glaciares, los que cubren una superficie mayor a los 8.700 Km², constituyéndose de esta forma en la región con mayor cantidad de glaciares del país y Sudamérica. Además, junto a la región de Magallanes, son el área glaciarizada de mayor extensión del cono sur (exceptuando la Antártica).

 De los 8.700 Km² de superficie cubierta por glaciares con que cuenta la región de Aysén, según el último Catastro de Glaciares, 5.119 Km² se localizan en la Provincia Capitán Prat, lo que justifica plenamente la denominación de “Provincia de los Glaciares”.

 Los glaciares presentes en la Patagonia representan un relicto de lo que fue la última era glaciar, son uno de los principales termómetros a nivel mundial frente al acelerado escenario de cambio climático, en sus cuencas se originan las principales cargas de nutrientes que permiten sustentar ecosistemas aguas abajo, justifican el mantener altos niveles de escorrentía en épocas estivales y su magnificencia es aprovechada (a baja escala) por distintas actividades antrópicas, dentro de la cuales, el turismo se presenta como una de las principales.

 Que la región de Aysén mantenga una importante superficie cubierta con glaciares, implica una serie de condicionantes para las actividades que se desarrollan en su periferia, toda vez que fenómenos como el avanzado retroceso o desaparición de los glaciares, la degradación del permafrost, la evolución del paisaje y los correspondientes cambios en procesos interconectados de superficie, son desarrollos acumulativos. La recesión glaciar es rápida, si no acelerada, en muchas partes del mundo y específicamente en la región de Aysén, en donde se han observado los mayores niveles de retroceso glaciar en Patagonia, como son los ejemplos de los Glaciares Jorge Montt y O´Higgins.