Escrita por; Luis Alberto Prieto Epuyao Seremi Justicia y Derechos Humanos Región de Aysén.

En mayo pasado, las carteras ministeriales rindieron cuenta pública ante la comunidad nacional, por cierto, en “modo covid”, y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos no estuvo exento de ello, por lo que tuvimos la oportunidad de escuchar a nuestro ministro Hernán Larraín, dando a conocer los principales hitos de lo que ha sido nuestra gestión, los cuales se han ido produciendo en torno a cuatro ejes estratégicos, a saber, el Acceso a la Justicia, un Nuevo Trato a la Niñez, la Modernización Institucional, y finalmente, la Promoción y Protección de los Derechos Humanos, en las próximas líneas nos referiremos al Acceso a la Justicia.

Tradicionalmente se comprende el Acceso a la Justicia como el derecho de toda persona a recurrir a Tribunales, sometiéndose a reglas previamente establecidas que respeten el debido proceso, teniendo además el derecho a contar con un abogado, sin embargo, en la actualidad, cuando nos referimos al Acceso a la Justicia, lo hacemos desde un punto de vista más amplio, extendiéndose  a un sentido de empoderamiento legal de las personas, las cuales deben contar con servicios legales y judiciales centrados en ellas, contando además con  mecanismos alternativos de resolución de conflictos.

Recogiendo este sentido más moderno del concepto de Acceso a la Justicia, es que nuestro ministerio, ha reactivado la Reforma Procesal Civil, a través de un nuevo Código Procesal Civil, una Ley de Mediación y las pertinentes modificaciones al Código Orgánico de Tribunales, a fin de crear una nueva Justicia Civil que atienda el sentir de las personas, en cuanto a sus necesidades de no ser sometidas a un sistema caro, con procedimientos engorrosos, y de larga duración.

En la misma línea, hemos presentado un proyecto de ley que propone crear el Servicio Nacional de Acceso a la Justicia y Defensoría de Víctimas, a fin de que las personas obtengan una respuesta unificada y pertinente a sus necesidades jurídicas, ya sea de asesoría, defensa o representación jurídica, y esta sea siempre brindada por profesionales, destacando un aspecto muy significativo, como lo es la nueva Defensoría de Víctimas, la cual otorgará asesoría y defensa jurídica gratuita a las personas naturales víctimas de delito, incluyendo atención psicosocial, integrando en una sola institucionalidad la oferta actualmente existente.

Estos dos aspectos recién mencionados, de carácter sustancial al eje de acceso de la justicia, se suman a la especial preocupación por uno de los grupos más vulnerables de la población, me refiero nuestros adultos mayores, en donde se hemos priorizado el Acceso a la Justicia a este segmento, por medio de la implementación a nivel nacional del Programa de Defensa Jurídica Integral para Adultos Mayores, otorgándoles una defensa jurídica de manera integral, especializada y acorde con sus necesidades, a través de duplas socio jurídicas.

Este eje estratégico, no solo ocupa a nuestro ministerio, sino que además a los distintos servicios e instituciones que forman parte de la Red de Acceso a la Justicia, como lo son la Corporación de Asistencia Judicial, Dirección del Trabajo, Senama, Sernac, Defensoría Penal Pública, entre otros, por ello que la semana pasada nos hemos reunido en un Diálogo de Acceso a la Justicia, instancia que se realizó a lo largo del país, a fin de hacer una necesaria pausa y reflexionar, en cómo podemos mejorar dentro de nuestros distintos roles, para que logremos contar con una institucionalidad más moderna, accesible y coordinada, que permita disponer de los mecanismos, que procuren una efectiva protección de los derechos de las personas, resolviendo sus necesidades jurídicas oportunamente.