Pablo Terrazas Lagos
Vicepresidente Ejecutivo de Corfo

La Cordillera de Los Andes es la cadena montañosa más larga del mundo, con una longitud de 7.240 kilómetros, donde más de 4 mil pertenecen a Chile. Así, se posiciona como el segundo país de la macrozona andina con la mayor superficie de montaña (64% del territorio nacional), gracias a sus 139 volcanes y 1.500 cumbres sobre los 4 mil msnm.

Pre-pandemia, el turismo representaba el 10% del PIB de Chile y su demanda crecía progresivamente, siendo el subsector aventura el que ha tenido mayor expansión (21%). Hoy, la evidencia internacional nos dice que la incorporación del turismo en zonas de montañas nos permitirá reducir desigualdades y será una importante fuente de ingresos económicos para la población local. Además de ser un sector rentable, es capaz de generar conciencia en el cuidado de nuestro entorno y ser un habilitador para la conservación de la naturaleza.

Por eso, y de cara a la reactivación económica sostenible de Chile, desde Corfo estamos trabajando en un Plan Nacional de Turismo de Aventura y Naturaleza de Montaña, para
poner en valor los enormes beneficios de nuestra cordillera. Destacan los programas que hemos impulsado en la zona del altiplano (Parinacota) y en Valle Las Trancas (Ñuble),
siguiendo ejemplos de las rutas del Himalaya y de Whistler Mountain, Canadá, respectivamente.

Y si bien el World Travel Awards ha premiado cinco veces a Chile como Mejor Destino de Turismo de Aventura de Sudamérica y en 2019 como el Mejor Destino Verde del Mundo, vemos que aún existen brechas.

El libre acceso a las montañas es una de ellas. Aplaudimos al Ministerio de Bienes Nacionales que se encuentra trabajando para resolver esta problemática.

Otra brecha, es la falta de educación y cultura relacionada al turismo de aventura. En Chile solo hay 18 guías capacitándose en Union of International Mountain Leader
Associations- UIMLA, a diferencia de países como España y Francia, que hoy cuentan con una amplia gama de certificaciones en montaña. Por eso, en Corfo hemos aprobado un programa que busca fomentar el capital humano en guías de montaña por medio de cursos de formación profesional UIMLA.

Para enfrentar estos desafíos, como Corfo, en coordinación con los diferentes actores del sector (público y privado), estamos trabajando para hacer de Chile un destino único en turismo de montaña, que, por un lado, pondrá en valor nuestro territorio, y, por otro, será clave para el desarrollo sostenible de nuestra economía, generando miles de nuevos empleos y oportunidades locales para los chilenos.