Escrita por Luis Alberto Prieto Epuyao, SEREMI Justicia y Derechos Humanos Región de Aysén.

Este martes 30 de noviembre Gendarmería de Chile celebra su nonagésimo primer aniversario, por lo que es oportuno dedicar las próximas líneas a esta Institución, pero muy especialmente a los hombres y mujeres que se desempeñan en ella en nuestra región, cuya labor en muchas oportunidades es incomprendida, pero sin lugar a dudas fundamental para nuestra sociedad.

Constituye un tremendo desafío, mantener la operatividad del sistema penitenciario, toda vez que es un sistema que no descansa, ya que tiene bajo a su custodia las vidas de las personas privadas de libertad, en nuestra región, dicho desafío es aún mayor, ya que incorporamos la variable conectividad, contando con 4 unidades penitenciarias en el sistema cerrado, distribuidas en las ciudades de Coyhaique, Puerto Aysén, Cochrane y Chile Chico, además del Centro de Educación y Trabajo Valle Verde, ubicado a 10 km de Puerto Aysén.

Además, son parte esencial de Gendarmería en nuestra región, el Centro de Reinserción Social, que se encuentra a cargo de aquellas personas que deben cumplir con alguna pena sustitutiva, como por ejemplo la libertad vigilada o la reclusión parcial, y también, el Centro de Apoyo para la Integración Social, el cual brinda atención a los egresados del sistema penal, a los usuarios adscritos al Decreto Ley N° 409, a los que se encuentran en con el beneficio de la libertad condicional o con indulto conmutativo.

Sin embargo, a mi parecer, el desafío mayor para la Institución está representado por su rol en la reinserción social, en donde por cierto, no deben hacerse cargo por si solos de la misma, sino que deben contar con nuestra colaboración y compromiso como sociedad, y es en esta materia, en donde hemos tenido importantes iniciativas y cambios normativos que se están implementando.

Una de las iniciativas en materia de reinserción social, y que constituye un sello de nuestra gestión ministerial, es el Proyecto +R, el cual se desarrolla bajo el lema a mayor reinserción, mayor seguridad, en donde mediante diversos cursos los usuarios, tanto del sistema cerrado como abierto, han podido adquirir y desarrollar habilidades, pero solo eso, el programa contempla un seguimiento y apoyo en la inserción laboral, siendo esta la principal particularidad, y que atiende una deficiencia de programas anteriores.

En materia normativa, las modificaciones introducidas al Decreto Ley N°321/25 por parte de la Ley N°21.124, han significado un cambio radical respecto de la Libertad Condicional, ya que consagra nuevas responsabilidades en Gendarmería, al crear la figura del Delegado de Libertad Condicional, quien debe elaborar un plan de intervención individual respecto de los libertos condicionales, supervisando su cumplimiento, y sujetando este beneficio al mismo, evolucionado de dicha forma, respecto del antiguo control administrativo (firma semanal).

Finalmente, en este nuevo aniversario, nuestro reconocimiento para todas las personas que conforman Gendarmería en la región, quienes con su trabajo y compromiso demuestran que es posible cumplir de buena forma, no solo con los compromisos institucionales, sino que también con aquellos que nuestra sociedad actualmente demanda.